Consejos

Los beneficios del yoga en el sistema nervioso parasimpático


El sistema nervioso parasimpático (PNS) y el sistema nervioso simpático (SNS) trabajan juntos para ayudarlo a enfrentar y responder a la vida diaria. Para muchas personas, la vida cotidiana trae una miríada de tensiones que activan el SNS. Ruidos fuertes, luces intermitentes, pensamientos frustrantes y anuncios de delicioso café congelado activan los mecanismos simpáticos o de "lucha o huida" en su cuerpo. El neuropsicólogo y profesor de meditación Rick Hanson dice que el PNS y el SNS están conectados como un balancín; cuando uno sube, el otro baja. Si su SNS salta constantemente a la acción durante todo el día, sus experiencias diarias tenderán a crear un desequilibrio. Al activar el PNS, el yoga fortalece sus circuitos y aporta equilibrio al balancín.

Activación parasimpática

Muchas prácticas de yoga que incluyen vinyasa suave basado en la respiración y respiración lenta y diafragmática activan el SNP o los mecanismos de "descanso y digestión" del cuerpo. La activación parasimpática es el estado base del cuerpo, el cerebro y la mente. La activación del SNP reduce la presión arterial y ralentiza las frecuencias cardíaca y respiratoria después de un evento estresante. Además, el flujo sanguíneo se redirige a los órganos digestivos y reproductivos, y al sistema endocrino y linfático, aquellas partes de su cuerpo que no son necesarias para sobrevivir. La Dra. Sarah Dolgonos describe cómo el cuerpo puede extraer mejor los nutrientes de los alimentos que consume y eliminar las toxinas de manera más efectiva debido al aumento de la circulación sanguínea. Una práctica de yoga lo alienta a prestar atención a las sensaciones en su cuerpo y sus reacciones a esas sensaciones. Por lo tanto, las personas que practican yoga aprenden a ser conscientes y responder de manera diferente a los pensamientos y experiencias que inducen el estrés para que se pueda mantener la línea de base del SNP.

Activación simpática y relajación más profunda

No todo el yoga es relajante. Las clases intensas de power yoga o hot yoga pueden activar el SNS. La activación simpática es un cambio en la línea de base del PNS en respuesta a una amenaza u oportunidad. Timothy McCall, autor de "Yoga como medicina", dice que aunque las prácticas vigorosas como los saludos al sol y algunos ejercicios de respiración estimulan el SNS, la investigación ha demostrado que tales prácticas vigorosas seguidas por la relajación conducen a una relajación más profunda que practicar la relajación solo. Una práctica de yoga completa a menudo comienza con saludos al sol y se cierra con savasana o meditación. Debido a que el yoga incluye activación simpática y parasimpática, su cuerpo y cerebro se relajan aún más en la línea de base del SNP.

La meditación y el sistema nervioso parasimpático

La meditación activa el SNP de varias maneras diferentes. Al relajarse, atraer la atención al cuerpo y retirar la atención de los pensamientos que inducen el estrés, el SNP se ilumina. Hanson describe cómo la estimulación del SNP a través de la meditación eleva el estado de ánimo, disminuye el cortisol, fortalece el sistema inmunológico y aumenta el bienestar físico y psicológico. Una práctica de meditación diaria, ya sea 20 minutos o un minuto, fortalece el SNP.

Una mirada más cercana al cortisol

El yoga no solo ayuda a fortalecer el PNS, sino que también minimiza la tendencia del cuerpo a activar el SNS. El yoga reduce los niveles de la hormona del estrés cortisol. La antropóloga nutricional Linda Knittel describe un estudio realizado por Thomas Jefferson Medical College en Filadelfia y la Yoga Research Society. Cuando los investigadores midieron los niveles de cortisol de los participantes antes y después de una clase de yoga, descubrieron una disminución significativa después de la clase. Debido a que las prácticas de yoga activan el sistema de "reposo y digestión", los poderes restauradores del PNS pueden trabajar para traer equilibrio al cuerpo.