Consejos

Cómo aumentar la temperatura corporal central


Aunque una temperatura corporal central de 98.6 grados Fahrenheit generalmente se acepta como normal, su temperatura puede fluctuar ligeramente durante el día sin convertirse en un problema de salud. La temperatura corporal normal también varía de persona a persona. Los problemas comienzan cuando su temperatura central cae a 95 grados Fahrenheit o menos, una condición conocida como hipotermia. En ese estado, corre el riesgo de sufrir deficiencias físicas y mentales, pérdida del conocimiento y muerte. Elevar la temperatura corporal central se vuelve vital.

Paso 1

Póngase capas adicionales de ropa seca para detener la pérdida de calor. Evite el algodón si se dirige a una actividad que podría hacer que se moje, como esquiar. Use ropa hecha de material impermeable y a prueba de viento.

Paso 2

Coma carbohidratos, como panes y cereales, que harán que su cuerpo produzca calor rápidamente. Dado que este aumento es de corta duración, realice un seguimiento con algunas proteínas, como carnes y quesos, que desencadenan la liberación de calor durante un período de tiempo más largo.

Paso 3

Beba líquidos calientes como caldos y tés de hierbas, pero evite los diuréticos, como el café y el té con cafeína, que le hacen orinar. Para elevar la temperatura corporal central, debe evitar la pérdida de líquidos.

Paso 4

Múdate a un ambiente cálido. Si no hay una habitación climatizada disponible, quizás lo sea un saco de dormir. Busque en el exterior lo que podría proporcionar un aislamiento adicional. Métete debajo de un montón de hojas secas, por ejemplo.

Propina

  • Dele agua tibia con azúcar a alguien que no puede comer debido a una hipotermia severa. Repita este tratamiento de emergencia cada 15 minutos hasta que llegue la ayuda médica. La hipotermia también puede ocurrir en climas cálidos como resultado de una enfermedad o una caída inesperada del agua. Siempre lleve paquetes de calor químicos con sus provisiones siempre que vaya a aventuras al aire libre. Evite el alcohol, que dilata las venas y aumenta la pérdida de calor.